diumenge, 29 de gener de 2006

ESCRIURE, NO UDOLAR

Dies enrere citava una conferència del mexicà Alfonso Reyes i avui, voltant blogs nous, em trobo a Human Trash (a Tarragona, com al Maresme, hi estan passant coses ben interessants en la confluència de TIC i cultura) una frase magnífica que m'ajuda a dir el que he intentat explicar amb molta menys gràcia en un grapat de converses i discussions:

Hasta los perros sienten la necesidad de aullar a la luna llena, y eso no es poesía.

La citació és d'Alfonso Reyes, i quan la poso al Google m'envia a l'assaig "Jacob o idea de la poesía", a tocar de la xerrada sobre Aristarc i l'anatomia de la crítica. Reyes hi evoca una curiosa pugna (a què va assistir a Madrid) entre Gabriel Alomar i Eugeni d'Ors sobre Dant i el tercet, s'apunta a la disciplina formal ("El artista llega a la libertad ciertamente; produce libertad (o mejor, liberación) como término de su obra, pero no opera en la libertad"), cita Mallarmé contra Degas (els versos no es fan amb idees, es fan amb paraules) i contra la imprecisió ("Toda imprecisión es un estado de ánimo anterior a la poética"), i conclou:

Me diréis que el poeta, a veces, y aun las más de las veces, lo que necesita y lo que quiere es expresar emociones imprecisas. Como que la poesía misma nace del afán de sugerir lo que no tiene nombre hecho, puesto que el lenguaje es ante todo un producto de nuestras necesidades prácticas. Convenido; pero aun entonces, y entonces más que nunca, el poeta debe ser preciso en las expresiones de lo impreciso. Nada se puede dejar a la casualidad. El arte es una continua victoria de la conciencia sobre el caos de las realidades exteriores. Lucha con lo inefable: "combate de Jacob con el ángel", lo hemos llamado.

Precís en l'expressió de l'imprecís.

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per la vostra opinió